VOZ DEL MAESTRO: Dejé de calificar a mis alumnos y dejé de tomar asistencia. Esto es lo que pasó

Unos meses antes de que estallara la pandemia, acepté dictar un curso llamado Zen. Como antropólogo de Japón, el tema me entusiasmó, hasta que surgió un pensamiento extraño:

¿Cómo impartes un curso de Zen y asignas calificaciones? La calificación es la antítesis de las ideas que quería transmitir en clase, en particular los hilos anticonformistas y antiautoritarios que atraviesan la filosofía zen.

Después de reflexionar un poco, decidí abandonar la idea de calificar las tareas. Las calificaciones siempre me han parecido más una medida de la capacidad de los estudiantes para adaptarse a las exigencias de la autoridad que de aprendizaje.

También eliminé los requisitos de asistencia y reduje la cantidad de asignaciones, eliminando el trabajo pesado. Así comenzó un experimento exitoso de un año para desafiar el sistema.

Si es escéptico con respecto a las convenciones de aprendizaje y el énfasis neoliberal en la cuantificación del aprendizaje, vale la pena probar este enfoque.

En mi clase de Zen, las tareas reciben crédito por completarlas. Los exámenes de ensayo reciben extensos comentarios. Después de cada examen, los estudiantes asisten a conferencias individuales, en las que comentamos cómo ha ido el semestre. Escriben autoevaluaciones cortas evaluando su asistencia, contribución a las discusiones en clase y trabajo en lecturas.

Al final de la autoevaluación, los estudiantes se asignan a sí mismos un puntaje que creen que refleja su desempeño en la clase y luego lo justifican por escrito.

En las encuestas anónimas del curso, los comentarios han sido sorprendentemente uniformes y positivos: «Creo que el modelo de calificación experimental del profesor Traphagan en esta clase fue una gran ayuda», dijo un estudiante. “Sentí que en realidad estaba aprendiendo el material en lugar de simplemente obtener una puntuación sin sentido en una tarea”.

Los estudiantes también reaccionaron positivamente a la falta de mandatos de asistencia. En el pasado, cuando enseñaba de una manera más tradicional, pero no requería la asistencia, por lo general había varios estudiantes que rara vez se presentaban a clase después de la segunda semana. Esperaba que esto sucediera con mi experimento Zen.

En cambio, durante las cuatro clases que enseñé usando este nuevo enfoque, las tasas de asistencia se mantuvieron constantemente entre el 90 y el 95 por ciento. Nuestras discusiones sobre la asistencia y la participación en la clase durante las conferencias permiten a los estudiantes hablar sobre los problemas que enfrentan en el hogar o problemas como la ansiedad, con miras a encontrar una adaptación, en lugar de preocuparse por una calificación más baja asociada a su comportamiento.

El otoño pasado, un estudiante perdió la mayoría de las clases durante la primera mitad del trimestre. Discutimos esto e indicó que se sentía incómodo hablando en clase y que se sentía ansioso después de faltar a algunas sesiones antes de tiempo.

Después de nuestra conversación, no se perdió más clases. Para nuestra segunda reunión, dijo que el estrés se había “desvanecido”. Claramente, tener la oportunidad de hablar sobre la asistencia en lugar de ser castigado por faltar a clases le dio una base para mejorar su asistencia y su aprendizaje.

Las calificaciones siempre me han parecido más una medida de la capacidad de los estudiantes para adaptarse a las exigencias de la autoridad que de aprendizaje.
Una desventaja de mi enfoque: el potencial de inflación de calificaciones. Esta ha sido la principal cuestión planteada cuando hablo con los compañeros.

A menudo escucho: «Así que estás dando todas las A, ¿verdad?»

No. En sus autoevaluaciones, los estudiantes a menudo subestiman significativamente su desempeño. En un caso, un estudiante había faltado a algunas clases al principio del semestre y no hablaba mucho en clase. Sin embargo, su ensayo fue excelente. Se dio a sí misma una D en la primera mitad del trimestre.

Hablamos sobre el equilibrio de los diferentes aspectos de la clase y que ella estaba siendo dura consigo misma. Luego le pregunté si estaría de acuerdo con una B+ hasta ese momento, lo que no solo la hizo feliz, sino que también tenía sentido según nuestra conversación y su desempeño general en la clase.

Respondió que se sentía animada y ansiosa por trabajar en el segundo examen.

Relacionado: Se genera impulso para ayudar a los estudiantes a adaptarse a la universidad al rechazar las calificaciones de primer año

Este experimento me ha llevado a sacar algunas conclusiones sobre la educación.

Primero, a menudo escucho que los estudiantes son apáticos para aprender estos días.Esto es inexacto. Los estudiantes están, de hecho, entusiasmados con el aprendizaje.

Esto es inexacto. Los estudiantes están, de hecho, entusiasmados con el aprendizaje.

Sin embargo, son indiferentes o incluso molestos por el énfasis incesante del sistema educativo en las medidas y tareas cuantitativas que parecen tener poco o ningún valor. La mayoría de los estudiantes quieren aprender, pero no ven el enfoque educativo convencional como un marco particularmente bueno para el aprendizaje.

En segundo lugar, muchos estudiantes han experimentado un enorme estrés y ansiedad. La escuela secundaria puede ser una olla a presión enfocada en las calificaciones, los puntajes de los exámenes, los GPA y el ingreso a la universidad adecuada. Como resultado, el aprendizaje parece un efecto secundario de la educación en lugar de la meta.

Mis estudiantes notan constantemente que cuando no tienen que anticipar las expectativas de su profesor, pueden enfocarse en tomar riesgos en su escritura y pensamiento. Y correr riesgos a menudo conduce a un verdadero aprendizaje y dominio de un tema.

Finalmente, este experimento me ha obligado a pensar en el rigor intelectual en el aula. ¿Está un sistema diseñado para generar estrés a través de acumular trabajo y ser «duro», lo que sea que eso signifique, riguroso?

¿O el rigor consiste en crear un entorno en el que los estudiantes disfruten del proceso de aprendizaje y, como resultado, se involucren voluntariamente en ampliar sus horizontes y pensar en sus vidas?

Creo que es lo último.

Un énfasis ultracompetitivo en las calificaciones logra poco más que generar altos niveles de estrés, lo que a su vez reduce la calidad de la educación. En las aulas tradicionales, rara vez se alienta a los estudiantes a pensar de manera creativa y crítica, y se otorgan buenas calificaciones a aquellos que son expertos en cumplir con las expectativas de quienes tienen autoridad.

En resumen, el enfoque actual de la educación no está produciendo graduados bien preparados para la vida como ciudadanos en una sociedad diversa. Quizás una forma de cambiar esto es deshacerse de las calificaciones.

J. W. Traphagan es profesor de Dimensiones Humanas de las Organizaciones en la Universidad de Texas en Austin. Es coanfitrión del podcast How To Be Wrong en New Books Network y su libro más reciente es «Embracing Uncertainty: Future Jazz, That 13th Century Buddhist Monk, and the Invention of Cultures».