¿Cómo hacer una clase online en vivo efectiva y sin complicaciones?

¿Cómo saber si tus alumnos te siguen, escuchan y responden a lo que sucede en una clase online? ¿Cómo hacer tu sesión online más dinámica y efectiva?

La pandemia que vivimos por el COVID-19 ha empujado a muchos maestros a cambiar su enseñanza presencial hacia una enseñanza remota de emergencia con el uso de sesiones sincrónicas en vivo. Tengo dos adolescentes en casa tomando clases en línea y veo que siguen sus sesiones síncronas mientras ven una repetición de un partido profesional de baloncesto, desayunando y revisando mensajes en su celular. Esta escena debe ser algo común en muchos hogares. Tengo alrededor de diez años trabajado en proyectos de educación en línea y sé que los estudiantes pueden tener muchas distracciones. En este artículo les compartiré algunos consejos para superar estos desafíos y minimizar posibles riesgos para que su próxima sesión en vivo sea efectiva y sin contratiempos.

En las múltiples sesiones en vivo que he realizado, también he experimentado cuando los estudiantes no prestan atención, no participan, ni comentan, son interrumpidos o simplemente no contribuyen a la sesión de ninguna manera. Y es que, existen muchos factores involucrados en la enseñanza exitosa y efectiva en línea: desde el diseño del curso, las actividades, el contenido, la ‘presencia docente’ del maestro, la interacción entre estudiantes y el maestro, la autonomía del estudiante e incluso la gestión del tiempo. Todo esto, lo he aprendido a través de la observación, la investigación, de la prueba y el error, pero lo más importante, de los comentarios de los estudiantes. En mis clases, al final de cada período de evaluación, les pido a mis alumnos que evalúen, comenten y den su opinión sobre todos los aspectos del curso, después reviso los comentarios, así como los resultados de las encuestas para “ver” mi curso través de los ojos de los estudiantes.

“Existen muchos factores involucrados en la enseñanza exitosa y efectiva en línea: desde el diseño del curso, las actividades, el contenido, la ‘presencia docente’ del maestro, la interacción entre estudiantes y el maestro, la autonomía del estudiante e incluso la gestión del tiempo”.

Según la teoría de la distancia transaccional de Moore (1993), la distancia de lo que llamamos ‘educación en línea’ es más que solo espacio físico. Es la distancia psicológica y también incluye percepciones y comprensiones. Esto puede conducir a una brecha de comunicación. En este artículo me enfocaré en el aspecto del diálogo de la educación en línea, más específicamente en la sesión sincrónica como un medio para aumentar el diálogo, es decir, la interacción entre los estudiantes y el maestro con el fin de reducir la distancia transaccional.

Para tener una idea de cómo se sienten los estudiantes y los maestros en una sesión sincrónica, recomiendo mirar la famosa parodia creada por Tripp y Tyler, llamada Videoconferencia en la vida real. Con ello podemos darnos una idea de las complicaciones tecnológicas y de las incomodidades que pueden ocurrir en una sesión sincrónica en línea para la clase. En ocasiones, si el ancho de banda es bajo, los profesores o los estudiantes pueden perder la conexión, el video puede verse borroso, el audio con delay o retraso, y surgir otras complicaciones técnicas o de logística frustrantes.

El propósito de una sesión en vivo es conectar a varios participantes y reducir la brecha de comunicación entre el maestro y los estudiantes. Johnston (2010) mencionó la conexión de tres presencias (cognitiva, social y docente) durante el tiempo de clase, ya sea presencial o en línea. Sugiere que la conexión entre estas tres presencias produce una experiencia educativa completa. Esto último, es precisamente lo que los maestros intentan lograr en sus sesiones en línea. Sin embargo, Moore (1993) advierte que existe un espacio psicológico y de comunicación que separa a los alumnos y al instructor.

La brecha que se genera en las sesiones y actividades sincrónicas se puede cerrar, al entablar un diálogo para que la conexión entre los alumnos y el maestro sea más personal. Podemos motivar, interesar y alentar a los alumnos a trabajar en los temas y actividades del curso, posteriormente basándonos en las respuestas de los estudiantes, así como en la demostración de su dominio, planificar las siguientes actividades y tareas del curso.

Recomendaciones para sesiones en línea más efectivas:

Antes

  • Comunica expectativas Antes de la sesión en vivo, comparte la agenda con los estudiantes. De esta manera sabrán qué esperar y cómo prepararse de antemano, por ejemplo, viendo un video o leyendo un artículo.

  • Motiva el interés de los estudiantes por conectarse Es un desafío lograr que todos los estudiantes se conecten a las sesiones sincrónicas, por ello, haz que los temas sean interesantes y atractivos. Norman (2017) recomienda ponerse en el lugar de sus alumnos y preguntarse: «¿Qué nuevas ideas, información o sabiduría aprenderé en esta sesión que aún no haya sido incorporada en el resto del curso en línea?»

  • Prepara ayudas visuales Recuerda las complicaciones técnicas que podrían ocurrir (perder la conexión, video, audio, etc.).  Asegúrate de tener explicaciones breves, imágenes, archivos compartidos o información para los estudiantes. Si el estudiante puede visualizar el tema, entonces estará más enfocado y seguirá la sesión. La atención de un estudiante universitario alterna entre tiempos de atención y no atención en una clase presencial. Bunce, Flens y Neiles (2010), mostraron que el primer período sin atención puede ocurrir solo 30 segundos después de iniciar una conferencia, luego se presenta otro pico en aproximadamente 5 minutos, 8 minutos, 10 minutos, y así sucesivamente.

Durante

  • Iniciando Norman sugiere comenzar la sesión con un chat informal con los estudiantes que se van conectando. Puedes pedirles que recomienden películas que hayan visto o también puedes mostrar una diapositiva con un iniciador de conversación, como un meme, una pregunta de broma o trivia. Conéctate unos minutos antes de que comience la sesión y haz una pequeña charla en línea, tal como en el aula presencial.

  • Pide a los estudiantes que enciendan sus cámaras Es mucho más fácil establecer una conexión personal cuando puedes ver los rostros de las personas y ellos el tuyo. Si el ancho de banda de Internet es un problema, pídeles a los estudiantes que enciendan sus cámaras al comienzo de la sesión para el chat informal para que todos puedan saludarse entre sí. Luego pueden apagar sus cámaras después del chat informal si el ancho de banda es bajo.

  • Comparte la agenda Al inicio de la sesión comparte la agenda (como se hace en una reunión productiva de negocios). Si un alumno por alguna razón se desconecta de la sesión, cuando regrese, sabrá exactamente qué tema se está discutiendo o qué actividad se está enfocando la clase.

  • Haz preguntas con frecuencia Realizar preguntas de manera frecuente durante la sesión mantiene a los estudiantes activos. Puede ser aplicando encuestas, haciendo preguntas o haciendo que los estudiantes compartan un simple pulgar arriba o pulgar abajo en el chat, para verificar su comprensión. Las respuestas frecuentes mantienen el interés, la participación de los estudiantes en la sesión y se lucha contra la pasividad de los estudiantes. Recuerda ver la sesión desde el punto de vista de los alumnos. Imagina que eres el estudiante que sigues y participas en la sesión. ¿Qué te mantendrá motivado para prestar atención a la sesión?

  • Realiza encuestas   

    • En una discusión, pide a los alumnos que elijan la opción que sea más importante para ellos.

    • En un debate, pide a los alumnos elegir un lado, estar de acuerdo o en desacuerdo.

    • Para una pregunta sobre gramática o matemáticas, haz que los estudiantes seleccionen la respuesta correcta.

    • Verifica la comprensión y el nivel de dominio de un tema. Los estudiantes pueden seleccionar: 1 = completamente confundido, 2 = me siento cómodo, o 3 = experto

    • Aplica una encuesta previa a la sesión sobre el tema que se discutirá. Envía una encuesta rápida unos días antes de la sesión para descubrir     lo que los estudiantes ya saben o sus creencias. Esto te ayudará a preparar mejor la agenda, los materiales y las actividades de la sesión.

    • Encuesta de salida. Al final de la sesión, solicita a los alumnos que califiquen la sesión. Esto te ayudará a medir la efectividad de la sesión y realizar mejoras para futuras sesiones.

  • Monitorea el tiempo Sé conciso en la sesión. Recuerda que mostrar un video de 20 minutos durante una sesión no es una sesión efectiva. Haz que los estudiantes vean el video de antemano. Además, recuerda que la capacidad de atención de un estudiante de 16 años es de aproximadamente 30 minutos, según el Brain Balance Achievement Center. Entonces, usa ese tiempo para maximizar el aprendizaje. Seamos sinceros. Un estudiante puede prestar atención en un aula tradicional mucho más tiempo que una sesión en línea.

  • Mantén un ritmo activo Recuerda el lapso de atención de 30 minutos. Aprovecha este tiempo. Los estudiantes se pueden distraer fácilmente por influencias externas, así que mantén el ritmo vivo.

Después

  • Aplica una encuesta de salida Obtén retroalimentación de los estudiantes a través de una encuesta de salida para medir la efectividad y recibir comentarios de los estudiantes. Usa los resultados para mejorar futuras sesiones.

Con estos tips podrás planificar, organizar y realizar tu próxima sesión en vivo de forma más interactiva y productiva. Recuerda que estamos juntos en esta contingencia con los cambios tan sorpresivos que estamos viviendo. Apoyémonos mutuamente compartiendo nuestras mejores prácticas a través del Observatorio de Innovación Educativa.

¡Comparte!
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp