Diez años de la FP Dual: las ventajas de aprender en el puesto de trabajo

  • Esta modalidad formativa combina la enseñanza académica con las prácticas en empresas para adecuar lo máximo posible lo que se estudia y lo que después se pone en práctica en el puesto de trabajo.
Robótica, mantenimiento electrónico, ciberseguridad, eficiencia energética, química industrial, administración y finanzas… La Formación Profesional Dual, que combina la enseñanza teórica de 162 titulaciones y especialidades con las prácticas en empresas, cumple diez años en España. Una década en la que este modelo educativo ha servido para potenciar el vínculo entre la oferta formativa y las necesidades reales de las empresas, aunque su futuro no está exento de retos: llegar a más pymes y, sobre todo, orientar a los estudiantes para poner en valor las oportunidades que les ofrece este tipo de formación, son sus objetivos a corto plazo.   La FP Dual, que se detalla en el Real Decreto 1529/2012, surgió para dar una solución a dos carencias que tenían los jóvenes cuando llegaban a su primer empleo: la falta de experiencia y la disparidad entre lo que se estudia y lo que se pone en práctica más tarde en el puesto de trabajo. Para mitigarlo, en la Dual los alumnos desarrollan en un entorno de trabajo real al menos un 33% de su ciclo formativo de 2.000 horas, lo que les permite una participación más activa de la empresa en el propio proceso de formación del alumnado.

Formación in situ para atraer talento

La gran mayoría de alumnos de FP Dual valoran muy positivamente el hecho de integrarse desde el principio en los equipos de trabajo de las empresas y consideran que es una experiencia que facilita enormemente su preparación y su acceso al mercado laboral. Según la Estadística del Alumnado de Formación Profesional. Curso 2020-2021, publicada por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, durante ese curso se matricularon 37.841 jóvenes en la modalidad dualDavid Vidal es uno de ellos. Este joven llegó al complejo industrial que Repsol tiene en Cartagena buscando una formación muy específica, que solo podía adquirir estando en contacto directo con el puesto de trabajo.
David Vidal: “Nos nutrimos de los conocimientos que los compañeros han adquirido a lo largo de sus años de experiencia”
Vidal explica que tanto él como sus compañeros se forman en el complejo mientras trabajan con el resto de empleados. “Todo el conocimiento que ellos han adquirido a lo largo de sus años de experiencia nos lo están brindando a nosotros”, afirma. Romina Gómez, otra alumna de FP Dual en este complejo industrial de la compañía, se expresa en el mismo sentido. “Cuando llegas a la planta, ves muchísimos equipos. Ves que hay muchos procedimientos y crees que no vas a ser capaz de aprenderlo todo. Al final, es cuestión de apoyarte mucho de los compañeros y, principalmente, observar cómo cada uno tiene su técnica de trabajo, porque siguen un procedimiento”, describe. Gómez puntualiza que no hay nada como que un compañero, un profesional experimentado, te vaya explicando lo que tienes que hacer en cada situación a la vez que se vas estudiando en casa. Es cuestión de “poner en práctica en campo todo lo que vas viendo a nivel teórico“. “Te das cuenta de que merece la pena el esfuerzo cuando asimilas unos conceptos con otros y los pones en práctica”, subraya su compañera Lidia Ibáñez. La figura del tutor también es fundamental para que los alumnos alcancen sus objetivos, ya que es su principal apoyo y referente durante el periodo de aprendizaje, si bien en la mayoría de las ocasiones, casi todos los trabajadores acaban sirviendo de orientadores a los alumnos en prácticas.
Lidia Ibáñez: “Te das cuenta de que merece la pena el esfuerzo cuando asimilas unos conceptos con otros y los pones en práctica”

Acceso al mercado laboral

Los tres estudiantes se muestran satisfechos con la experiencia y ninguno descarta seguir desarrollando su carrera profesional en complejos industriales de Repsol.  “Una empresa tan grande te da la opción de poder seguir aspirando a más”, manifiesta Romina Gómez. No hay que olvidar que el porcentaje de empleabilidad es hasta un 20% mayor en este sistema educativo frente al tradicional. “Aez: “Al final, es cuestión de apoyarte mucho de los compañeros y, principalmente, observar su técnica de trabajo” La multienergética forma parte del grupo de empresas asociadas a la Formación Profesional Dual desde la puesta en marcha de estos ciclos formativos en 2012. Para Tolino, se trata de una apuesta por el talento que les está reportando muy buenos resultados. “Seleccionamos alumnos de un centro educativo con el que tenemos una relación muy estrecha a la hora de definir los contenidos formativos, en este caso, que tiene dos líneas de Química Industrial. La selección inicial son unos 60 alumnos y de ahí elegimos 18 o 20. La mayoría de los alumnos se quedan aquí”, asegura. En los últimos años, hemos visto un crecimiento sostenido de la FP Dualintegrando cada vez a más empresas que se unen a esta modalidad. El reto actual es potenciar el atractivo del programa de cara a los alumnos con nuevas especialidades. El Ministerio de Educación y Formación Profesional ha anunciado una inversión de 1.500 millones de euros dentro del Plan de Modernización de la Formación Profesional, que contempla la creación de 200.000 nuevas plazas hasta 2023 y 80 nuevas titulaciones centradas en la innovación y las competencias digitales. * Ofrecido por Repsol. Publicado en “El Economista”

Catálogo área empresa